miércoles, 22 de mayo de 2013

La cartuja de Aula Dei III




La Cartuja de Aula Dei consta de 37 celdas dispuestas alrededor del Gran Claustro, celda prioral e Iglesia, magnífico ejemplo de la arquitectura aragonesa de la segunda mitad siglo XVI, con torre y tribuna. Hay dos claustrillos a ambos lados de la iglesia con capillas para decir las misas individuales. Refectorio, sala capitular,  biblioteca y enfermería. Importante es la portada de la iglesia con abultadas y movidas yeserías, el retablo mayor de Manuel Ramirez Arelllano de 1757_62 y sobre todo el conjunto de pinturas murales de Francisco de Goya. Detrás del altar aparece una capilla de sagrario, tan típica de las cartujas españolas (la primera capilla del sagrario de grandes dimensiones fue la de Aula Dei). Hay que destacar la singularidad de la planta de esta cartuja . Por primera vez en Europa el conjunto cartujano se rige por un eje ordenador con arreglo al cual se disponen simétricamente buena parte de las dependencias; dicho eje coincide con el eje del Gran Claustro y el eje de la iglesia. Tambien por primera vez aparecen dos claustrillos adosados a los lados de la iglesia. Por sus singulares características esta cartuja fue el modelo base de todas las que se construyeron con posterioridad y de nueva planta en la provincia cartujana de Cataluña; es decir, las cartujas de Scala Coeli (Evora, Portugal), Ara Christi (Valencia, España), La Inmaculada Concepción (Zaragoza), Nuestra Señora de las Fuentes (Huesca), y Jesús Nazareno de Valldemosa (Mallorca, España). La que mas ha estudiado el edificio y la historia de esta cartuja ha sido la profesora de la Universidad de Zaragoza Elena Barles Baguena de cuyos estudios he sacado bastante información.
En las fotografías se puede apreciar el plano de la Cartuja de Clermont  (Francia) y una vista aérea de la de Zaragoza ya que no he podido encontrar nigún plano. La parte coloreada es la que se puede visitar en la actualidad. La otra composición muestra la iglesia y su retablo, la techumbre de  la sala capitular y la puerta de entrada al cenobio.

martes, 14 de mayo de 2013

La cartuja de Aula Dei II



Los cartujos
Es interesante y necesario conocer la vida de estos religiosos para poder entender el edificio que ocupan: la cartuja.  Proviene de Chartreuse (del latín Cartusia), que es el nombre de un valle en el macizo alpino al norte de Grenoble en donde San Bruno fundó la primera casa Cartuja en el S.XI. Tiene una singularidad en relación a otras órdenes o institutos religiosos de la Iglesia Catolico Romana. Veamos, en la Iglesia existen tres “formas” de vida consagrada: eremítica, monástica y conventual. La primera es una vida retirada del mundo de forma individual, es “vivir solo en el desierto”, la segunda es vivir en comunidad “abandonando el mundo” y la tercera es vivir en comunidad “dentro del mundo”, lo expreso en términos muy generales y sin tecnicismos para que se entienda lo mejor posible. De vida eremítica hay  bastantes referencias en los primeros siglos del cristianismo pero hoy día hay pocos ejemplos, los Hermanos  de Carlos de Foucauld (1858-1916)son la única referencia actual,  de vida monástica están p.e. los benedictinos, cistercienses, jerónimos, etc. De vida conventual están los franciscanos, dominicos, mercedarios, etc. Pues bien los Cartujos junto a los Camaldulenses su vida es una mezcla de eremitismo y monaquismo, viven solos en sus casitas_celda y sólo tienen en común algunos rezos diarios, no hablan entre sí, e incluso las comidas las realizan solos y la reciben a través de un pequeño torno que tiene cada celda. Sus horarios también son diferentes a los normales de tal modo que se levantan a media noche para el rezo de “maitines” (ver foto con horarios). Es una vida de austeridad y penitencia. La austeridad incluye el no utilizar instrumentos musicales para acompañar los canticos religiosos. Esta forma de vida ha configurado una estructura arquitectónica  que ha dado como resultado el nombre de cartuja, es un monasterio especial, es una cartuja. En realidad aunque se llaman monjes no lo son, son cartujos.
La fotografías nos muestran la celda de un cartujo y el claustrillo de capillas.

domingo, 12 de mayo de 2013

La cartuja de Aula Dei




 
 
La apertura al público de la Cartuja de Aula Dei supone un paso adelante en la contemplación de nuestro patrimonio cultural. Van a ser los sábados por la mañana las horas de visita (Reservas: visitas.cartujachemin-neuf.org). El pasado 27 de abril fue una jornada de puertas abiertas en las que se abría esta posibilidad de ver este monumento, previa petición de hora, por parte de la nueva comunidad religiosa que lo habita, Chemin Neuf. Esta nueva situación ha creado una gran expectación de tal modo que ya están cubiertas todas las visitas hasta dentro de dos meses. Espero que se soluciones este problema porque aquellos turistas que vienen a Zaragoza no pueden estar pendientes de este tipo de horarios. También espero que los guías que la enseñan no solo se limiten a explicar las pinturas de Goya, sino también todo el monumento, incluida la vida de los cartujos quienes le dan sentido. También seria interesante conocer el Gran Claustro junto al Refectorio y Biblioteca para poder apreciar la riqueza monumental de este singular edificio.

El origen de la Cartuja de Aula Dei es consecuencia del traslado de los cartujos de Nuestra Señora de Las Fuentes, en Sariñena, a estas tierras de Zaragoza mucho mas ricas que las de los Monegros. Esto sucedía el 26 de abril de 1563. Don Artal de Alagón ofreció una pequeña torre, junto al Gállego en Peñaflor, y allí se instalaron en la casa de dos plantas con capilla y una serie de terrenos para cultivarlos en el mes de agosto de ese mismo año. Ahora bien quien dio a este cenobio su impulso definitivo fue Don Hernando de Aragón, arzobispo de Zaragoza y a su vez hijo del arzobispo Don Alonso de Aragón, hijo natural de Don Fernando, Rey de Aragón. Hernando puso a disposición de los cartujos todos los recursos económicos necesarios para que la construcción del conjunto se desarrollara con la mayor rapidez, de tal forma que el 1 de octubre de 1567 ya pudo ser habitado por los monjes.
Las fotografías nos muestran la iglesia, el claustro mayor, una celda exterior y fuente en el claustrillo de las capillas.