domingo, 27 de octubre de 2013

La Puerta de la Triperia




 
La Puerta de San Ildefonso, vulgarmente denominada de la Tripería. Se llamaba de la tripería por hacer referencia a los despojos del matadero que había en la calle de Escobar, próxima a la puerta, y que se vendían allí junto a esta. La puerta estaba al extremo de la calle que une el rio con la plaza del Mercado, se llamaba Antonio Perez, aunque hasta 1858 se conoció como calle Imperial y que posteriormente a partir de 1940 retomo el nombre; en la actualidad CesarAugusto. Alfonso I hizo su entrada por esta puerta en 1118. Esta puerta no estaba bien considerada ya que por ella salían los reos que iban a ser ajusticiados procedentes de la cárcel que estaba en la Puerta de Toledo. A pesar de todo tenía mucha afluencia de gente ya que era también el paso más cercano para tomar una barca y pasar a la arboleda de enfrente para celebrar fiestas y meriendas. Como anécdota hay que decir que por esta puerta paso el tranvía de mulas a finales del XIX, mas tarde electrificado, también circulo el tranvía nº 6 Magdalena-Mercado hasta el año 1943. La puerta desaparece al construirse el actual mercado el 24 de junio de 1903.
Las imágenes nos muestran dos versiones de la puerta de la tripería una de ellas la mas difundida (imágenes en B/N) y la coloreada es de Valentin Carderera, pintor de cámara de Isabel II.

domingo, 20 de octubre de 2013

Plan Impulso 2013




El Gobierno de Aragón ha “lanzado” el Plan Impulso 2013 para favorecer la economía y creación de puestos de trabajo, al menos es de ese modo como lo han  “vendido” nuestros próceres  regionales. La verdad sea dicha no sé si es tomadura de pelo, ignorancia, ineptitud o mas adjetivos descalificativos que mi pudor me impide nombrar. Da la impresión de que se van a repartir, regalar 150 millones de euros, en un momento en el que se dice que no hay una economía saludable, entre las diferentes consejerías sin que exista ningún plan director ni horizonte que sirva para invertir dichos millones. Además quiero pensar mal diciendo que se ha repartido con carácter sectario sin atender a unos mínimos de solidaridad y equidad. Sirva de ejemplo las “ayudas” que han recibido colegios concertados mayoritariamente religiosos. Jesuitas, Marianistas, La Salle etc, estas ayudas son para promoción educativa y protección social(¿). Hay que decir que otros en los que si existe esa necesidad de protección social también lo han recibido. No se entiende que se recorte la enseñanza pública y se den estas ayudas a la concertada, cuando en estos centros obtienen beneficios de sus alumnos a través de sus AMPAS O ACTIVIDADES VARIAS. Considero inmoral esta medida. En Turismo se subvencionan estancias en el Pirineo, favoreciendo a la empresa pública ARAMON y no se tiene en cuenta una autentica promoción del turismo en todas las comarcas de nuestra comunidad como promocionar distintas rutas de bodegas de Aragón, Rutas turísticas por el Bajo Aragón, o Rutas por Tarazona y su comarca, etc, etc. Se olvidan de Monegros despreciando la compra de la Cartuja de las Fuentes siendo que podría ser un motor turístico en una zona deprimida. Se reparte dinero para restaurar el patrimonio cultural de edificios privados y se renuncia a poder adquirir mediante compensación la factoría Averly, aduciendo la falta de dinero. En rehabilitación de viviendas se llega al sarcasmo cuando una condición es que la vivienda tenga una antigüedad de 10 años (¿) y sin tener en consideración la renta de sus propietarios de tal modo que viviendas que su valor superan los 300.000€ pueden obtener ayudas de 7000 euros por vivienda. Creo que esto no es ayudar, es repartir el dinero de forma desconsiderada y que no va a favorecer ni a crear puestos de trabajo ni ayudar al que más lo necesita. Es la típica actitud caciquil de repartir para conservar mis prebendas por medio del clientelismo. Realmente escandaloso. Si estoy equivocado me gustaría que alguien me rectifique con razonamientos y de ese modo seguir confiando en nuestro Gobierno de Aragón.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Aceras en Zaragoza en el S XIX



Es a partir de 1860 aproximadamente cuando Zaragoza comenzó a colocar aceras en las calles principales de la ciudad gracias a un contrato entre el concejo y un particular. Entre las calles que poseen dicha mejora están la del Coso que tiene toda ella con acera de 2.40 m de anchura; también tiene aceras el Salón de Santa Engracia (paseo de la Independencia) en aquellas partes que no tienen porches y con una anchura inferior. Otras calles como San Gil, la Flor, Refugio, Vírgenes, Torrenueva,  Materia, Azoque…., también tienen aceras de menor anchura según lo permiten la anchura de la calle. La piedra que se emplea en las aceras es negra y procede de las canteras de Calatorao.  (Guía de Zaragoza de 1860)
La fotografía nos muestra la Puerta de Valencia vista desde el interior de la plaza de la Magdalena y podemos percibir el estado de la calle en aquella época.