sábado, 30 de noviembre de 2013

Averly, un patrimonio en peligro




El domingo 1 de diciembre se va a llevar a cabo una visita guiada por aquellos lugares en los que hay algún objeto fundido por Averly. E s a las 11 de la mañana y se sale de las murallas romanas y se termina en la factoría situada en el paseo de María Agustín, allí se hará un pequeño acto para pedir que se declare BIC. A continuación podéis leer el escrito que se ha enviado a la Dirección General de Protección del Patrimonio del Ministerio de Cultura, Madrid. E interesante, aunque largo, porque se exponen las razones del valor de este patrimonio que esta a punto de desaparecer.


Dirección General de Protección del Patrimonio del Ministerio de Cultura. MadriD





Estimada Pilar


Los abajo firmantes queremos denunciar la actuación del Director General de Patrimonio en lo referente a la petición de catalogación de la factoría Averly de Zaragoza.


Desde el primer momento, el citado Director General de Patrimonio no sólo no ha mostrado el menor interés por proteger un elemento patrimonial de primer orden, sino que -a tenor de lo observado- su intención ha sido claramente la de favorecer su destrucción.


Para ello se ha valido del instrumento que tenía más a mano: los funcionarios a su servicio. Estas personas adolecen de los elementales conocimientos técnicos para efectuar el trabajo de catalogación de un bien industrial. Podemos aceptar que un arqueólogo o un historiador del arte, junto con un arquitecto sin la menor formación en este aspecto, puedan pronunciarse sobre los edificios, pero para poder catalogar unos contenidos técnicos donde haya elementos tales como dinamos, autoclaves, elementos de máquinas a vapor, turbinas de todo tipo y un largo etc. lo honesto habría sido pedir ayuda de especialistas, cosa que evidentemente no interesaba a su Director.


Por ello se ha hecho una catalogación donde entre más de quince mil piezas se han salvado menos de un centenar y solamente las que han considerado puramente artísticas, junto con algunas máquinas de variado interés.


El Gobierno de Aragón sabe perfectamente el enorme interés de esta empresa, pero por razones de todo tipo, lejos de proteger el patrimonio que tiene encomendado, está haciendo todo lo posible por que sea destruido, catalogando a la medida de su nuevo propietario y facilitando su destrucción.


Afortunadamente, los miles de documentos conservados desde la fundación de la empresa están en una de las zonas que no serán demolidas. Se trata de un impresionante patrimonio documental que comprende:


·         Toda la correspondencia comercial (catálogos, entradas, salidas, presupuestos, etc.) desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad.


·         Miles de planos en variados soportes de todos los trabajos acometidos desde los orígenes de la factoría entre 1860-1883 y la actualidad.


·         Una impresionante archivo fotográfico compuesto por varios centenares de fotografías y otros tantos negativos de cristal que no han sido examinados.


·         Una variadísima colección de diplomas y medallas obtenidos durante su más de siglo y medio de existencia.


Esta documentación tiene una variadísima distribución geográfica, puesto que los trabajos de Averly (fuentes, turbinas, elementos de molinos y panaderías, etc.) se reparten por toda la geografía peninsular.


La Asociación de Vecinos del barrio zaragozano al que pertenece (Delicias) ya pidió su protección al Ayuntamiento en 2005, pero su alegación no fue respondida. Desde otras instancias y tampoco pedimos su protección hasta ahora porque desconocíamos la delicadísima situación de la empresa y porque pensamos que nunca venderían, máxime cuando hace tan sólo seis años rechazaron ofertas de cincuenta millones de Euros y una nave donde proseguir su actividad. Si Averly hubiese estado protegida haría tiempo que habría cesado su actividad, puesto que solamente pudo mantenerse porque esa carencia de protección era la que avalaba los préstamos con los que intentaba sobrevivir hasta que llegasen mejores tiempos.


No tiene sentido describir el interior de las naves que serán destruidas y su valioso contenido malvendido o tirado al vertedero o la chatarra, las fotografías son la mejor muestra de su extraordinario interés. Un interés que se acrecienta al comprobar que cada pieza de esos almacenes tiene un código que la vincula a cada plano, pero que si es cambiada de lugar será imposible localizar. Por tanto no pueden ser trasladadas.


Lo lamentable es que será una destrucción en vano. Fuentes de toda solvencia pueden atestiguar que en las actuales circunstancias es imposible vender un edificio de 200 viviendas. Es más, tan sólo financiarlas es prácticamente imposible.


El “secreto” de esta operación estriba en que aprovechándose de la situación crítica por la que pasaba la empresa, Brial (empresa compradora) ha adquirido el solar por unos 10.000.000 €, que resulta a poco menos de 1.200 €/metro cuadrado. Pero lo realmente interesante es que únicamente han pagado 2.500.000 €, que suponen menos de 300 €/m2, porque el resto hasta los 10 (7,5 millones de Euros) lo desembolsarán en especie, compensando en viviendas a sus antiguos propietarios.


Esto significa que tan sólo con derribar la parte no protegida, tienen un solar con el que avalar operaciones menores y aguantar hasta que el mercado de la vivienda mejore. Pero eso supone dejar el solar limpio.


Otro argumento legal para poner en cuarentena esta operación, es que se ha mantenido la edificabilidad del solar desde el PGOU de 2006, pese a que el solar ha disminuido su extensión al ser expropiada una amplia banda de terreno colindante con la nueva calle denominada Escrivá de Balaguer pero no se ha modificado su densidad.


La plataforma creada hemos intentado por todos los medios, que esta demolición no se lleve a cabo, incluso tratando de que se permute a sus propietarios la propiedad por otro solar de la misma edificabilidad. El problema es que ni el Gobierno de Aragón ni el Ayuntamiento de Zaragoza quieren hacerse cargo de los edificios, argumentando su falta de dinero. Luego no es porque consideren que Averly no es realmente excepcional, sino porque no entienden que sea una inversión políticamente rentable.


De nada está sirviendo que advirtamos del enorme valor de estas instalaciones y su idoneidad para crear un lugar de ocio o comercial en pleno corazón de la ciudad y un museo realmente excepcional y único en Europa. Solamente hace falta que exista un plan director que se haga cargo de las instalaciones sin que cueste dieno al erario público, un extremo que probablemente nos resultará fácil conseguir creando una empresa que gestione las instalaciones junto con los bienes muebles de sus propietarios (que no han sido vendidos) y consideramos perfectamente factible. De hecho, ya se estaba esbozando un plan director de forma altruista por un equipo de en torno veinte profesionales de diversas áreas (diseño gráfico, márketing, informática, turismo, etc…) cuando uno de los propietarios boicoteó la operación, al suponer que podría interferir en sus intentos de vender el solar.   


El problema es que nuestro tiempo y nuestra energía es empleada en evitar el derribo y no en cómo gestionar esas instalaciones si fuesen protegidas y entre Ayuntamiento y Gobierno de Aragón se hiciesen con una joya como esa, algo que debería hacerse habida cuenta de su categoría como uno de los lugares más importantes del patrimonio industrial europeo.


Por último, tan sólo pedimos a esa Dirección General que se paralice inmediatamente el derribo o cualquier venta de material no catalogado (ya hemos comentado que no ha sido realizada por personal especializado) para que una comisión internacional de expertos en patrimonio industrial dictamine si -como reclamamos desde los grupos y personas encuadrados en la “Plataforma Salvemos Averly”- Esta empresa es realmente un monumento industrial de primer orden, o no tiene apenas interés como parece empeñado en demostrar el Gobierno de Aragón.


Tal como puede ver en los enlaces adjuntos, creemos que Averly bien merece la declaración de BIC.


CRÓNICA DE AVERLY


Cuando supimos de la venta y proyecto para demoler Averly, creamos una plataforma para evitar el expolio de las instalaciones, una de las mejores joyas del patrimonio industrial, incluso a escala internacional, y por ello en primer lugar pedí su protección a través de TICCIH (The International Committee for the Conservation of the Industrial Heritage).




A continuación se creó la plataforma “Salvemos Averly” y se pidieron informes a personas que habían estudiado Averly desde la Universidad. Pero luego, por temor a represalias no han querido presentar alegaciones.




 






Aprovechamos una página de Facebook creada un año antes https://www.facebook.com/pages/Amigos-de-Averly/235636133122535


A la vez hicimos un álbum fotográfico para enseñar la joya que está a punto de desaparecer:




Y pedimos ayuda ala Fundación Juanelo Turriano, que envió una carta a la Consejera pidiendo su protección:




Semanas más tarde, el Gobierno de Aragón hizo una catalogación parcial a la medida de la constructora en lo que respecta a la superficie. En cuanto a contenidos, la catalogación fue realizada por un arquitecto y dos arqueólogos o historiadores del arte sin ninguna formación en patrimonio industrial, por lo que catalogaron las máquinas más antiguas y modelos de fundición artística, relegando absolutamente la parte técnica del impresionante almacén.




A esa catalogación se presentaron varias alegaciones, una de ellas la mía, que demuestra claramente que el Gobierno de Aragón ha incumplido deliberadamente la normativa europea, española y aragonesa:




Todo ello a pesar de mi advertencia, porque Averly podría ser “Patrimonio Industrial de la Humanidad”




También hicimos una exposición fotográfica




…publicado artículos




y pedido ayuda a partidos políticos; aunque solamente ha respondido IU:




Averly es mucho más que una empresa aragonesa, porque sus trabajos se reparten por toda la geografía española, tal como podemos ver en este catálogo de referencias de 1910, lo que supone que esto solamente será el 10% de su producción total:




Estamos comprobando cómo esta crisis no ha servido para enseñarnos nada. La especulación urbanística unida a políticos sin escrúpulos ni dignidad, sigue destruyendo nuestro patrimonio, incluso a manos de quienes deberían salvarlo, como es este caso.


Estamos buscando abogados que se atrevan a demandar al Gobierno de Aragón en nombre de la Plataforma Salvemos Averly. La justificación de la demanda es por prevaricación, al proteger al dictado de la constructora, e ignorar la abundante normativa que les obligaría a proteger esas instalaciones. Sabemos que los técnicos han sido presionados, aunque quizá solamente lo admitan ante un juez. También sabemos que van a esperar a responder a las alegaciones a que no exista tiempo de presentar recurso y puedan demoler los edificios. Por ello creemos que se está cometiendo un atentado contra un patrimonio realmente relevante que no por desconocido deja de serlo.


Tal como he comentado, Averly es un lugar incluido entre los “Cien elementos del Patrimonio Industrial de España” que fueron seleccionados para ser los próximos BIC industriales por el Instituto del Patrimonio Cultural de España. http://ipce.mcu.es/pdfs/PN_PATRIMONIO_INDUSTRIAL.pdf A este plan no presentó ningún candidato durante dos convocatorias el Gobierno de Aragón, manifestando claramente su desprecio por este patrimonio. Luego, presionado al ser la única CA que no presentó nada, lo hizo apresuradamente con un lugar (los molinos de pólvora de Villafeliche) que sin ser del todo indigno, no respondía a las expectativas y era totalmente inviable, puesto que se componía de un molino de pólvora (ya restaurado) y doscientos solares vacíos.


En definitiva, se trata de defender un lugar excepcional a escala internacional que desaparecerá para levantar viviendas en un espacio rodeado de solares públicos que podrían ser permutados sin problemas, pero los políticos, con un sentido populista y falso, dicen temer que no se entienda que protegen patrimonio industrial mientras hay gente que vive en la miseria.


Gracias por su atención


 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

El convento de Santa Fé en Zaragoza


 
Hace poco hablé de la plaza de Salamero cuando se amplió con el derribo del Convento de Santa Fé, el cual no hay que confundirlo con el Monasterio cisterciense de Santa Fé, junto al Huerva. El edificio albergó anteriormente una institución de “mujeres recogidas” o “arrepentidas” la cual entidad era de enorme trascendencia social: los centros de reclusión para mujeres públicas o las casas de recogidas para mujeres «arrepentidas», cuyos fines eran esencialmente los de servir como correccional o reformatorio de aquellas que habían tenido en la vida pocas oportunidades, dedicándose por ello especialmente a la prostitución o a la mendicidad. En dichos centros se pretendía regenerar y recuperar para la sociedad a estas mujeres por medio del trabajo y la oración, con una férrea disciplina.  Pues bien este convento fue fundado el 13 de diciembre de 1533 por religiosas de la orden de Santo Domingo. La dominicas abandonaron el lugar trasladándose al convento de Santa Inés y con la desamortización, en 1844 paso a ser Academia de Bellas Artes de San Luis  y Museo Provincial, en cual se recogieron piezas de los conventos desamortizados.  Se derribó en 1908 y como dije anteriormente su solar forma parte , hoy día, de la plaza de Salamero.

martes, 12 de noviembre de 2013

¿Juzgados?



 

CHA ha solicitado de nuevo que el Gobierno de Aragón ceda los antiguos juzgados de la plaza del Pilar a la Universidad para que acoja alguna facultad, residencia u otros usos propiamente universitarios.  Es una buena opción, ya que revitalizaría de manera muy especial esta zona del centro de la ciudad. Es cierto que en la actualidad la falta de liquidez hace muy difícil llevar a cabo cualquier proyecto de forma rápida y dada las circunstancias este lugar no puede quedar en el olvido mucho tiempo ya que está en juego la vida de muchos pequeños negocios que giraban en torno a los juzgados, además esta zona no se puede permitir estar “vacia” dado el lugar que ocupa, la degradación urbana seria un problema más del centro de la ciudad. Hacer hoteles, viviendas u oficinas tampoco parece ser el momento oportuno dado que ya existen en el centro de la ciudad muchas plazas hoteleras y oficinas sin ocupar. Hay otros espacios que podrían completar esta propuesta y es dedicar también el edificio de Maristas en San Vicente de Paúl a usos universitarios. Es un edificio que por el lugar que ocupa no da la “vida” que necesita el centro de la ciudad. En definitiva es devolver al centro de la ciudad aquello que antaño tuvo.

Queda otra alternativa y sé que puede suscitar polémica y es convertir todo este espacio en Centro Comercial, habida cuenta los momentos en los que estamos pasando y la “mala prensa” que tienen estos espacios que han anulado muchos pequeños comercios de “toda la vida”. Hay una realidad en nuestro centro de la ciudad y es que poco a poco se ha ido desplazando y también eliminando el comercio que abundaba en todo el entorno de la calle Alfonso. Los nuevos usos comerciales y el crecimiento urbano por el entorno de la plaza Paraíso facilito a partir de los años sesenta el decaimiento del centro histórico por el cambio de residencia de sus habitantes tradicionales dando paso a nuevos inquilinos procedentes de una inmigración del medio rural y otras ciudades cercanas. Esto a la vez supuso una revitalización de los nuevos espacios y por lo tanto la creación de nuevos comercios que se demandaban en los nuevos lugares; de este modo surge Galerías Preciados en los años setenta y en los ochenta el Corte Inglés. Esto supuso un motor para la creación de los comercios que surgieron a su alrededor, sobre todo el Corte Inglés. Al mismo tiempo Ibercaja cambia su sede principal de la calle San Jorge a la plaza de Paraíso. Si a todo esto añadimos el deterioro físico de todas calles y caserío del centro de la ciudad el resultado fue lo que hemos conocido en las últimas décadas. La intervención municipal a través del PICH ha supuesto una revitalización de gran parte de este espacio. Se está viendo una recuperación del comercio pero se necesita un impulso mayor que irradie “vida” en el centro mismo. Un centro comercial es motor de los pequeños comercios y mas si se pone en el centro mismo. No solo es lugar de compras sino también de ocio. La ciudad no puede esperar a tiempos mejores y debe de haber una apuesta decidida por parte de la DGA para dar una buena salida a este gran espacio que ha quedado vacío en el corazón de la ciudad. En cualquier caso sería interesante que se estableciera una buena discusión entre todos para ver qué es lo que realmente sería lo más beneficioso para todos

martes, 5 de noviembre de 2013

Plaza de Salamero


Recientemente la Institución Fernando el Católico ha publicado un librito titulado “Zaragoza en 1861” muy interesante para conocer las claves del desarrollo urbanístico de nuestra ciudad en los últimos 150 años. Ya en Europa a principios del S XIX Haussmann había iniciado en Paris una serie de cambios urbanísticos, como consecuencia de la Revolución Industrial, que la puso como la ciudad más moderna de su época. Siguiendo estas mismas iniciativas en España, en las ciudades más importantes, se fueron creando lo que se llamo planos geométricos que no pretendían otra cosa sino alinear las tortuosas calles medievales y ensancharlas dando una nueva perspectiva a la ciudad antigua. En Zaragoza fue José de Yarza el encargado de llevar a efecto estas nuevas alineaciones y ensanches. Uno de los primeros y más significativo es el ensanche de la calle Alfonso a partir de la calle del Trenque que con su prolongación hasta la plaza del Pilar dio como resultado esa nueva vía, era el año de 1.866. La desamortización de Mendizabal propició que quedaran fuera de uso muchos edificios religiosos adoptando nuevos actividades o se derribaron para dar paso a estas reformas. La especulación jugó un gran papel como ocurre en la actualidad. El crecimiento urbanístico se llevo a cabo dentro de la muralla medieval con lo cual colmató estos espacios, muchos antiguos conventos, sin que hubiera un proyecto de expansión fuera de estos muros como ocurrió en Barcelona. Si a esto añadimos los espacios que dejo en solares muchos lugares de la ciudad la Guerra de la Independencia se puede observar el gran cambio urbanístico  que supuso los dos últimos siglos.
En las foto saparecen la plaza de Salamero en 1860 antes de su ampliación por el derribo del convento de Santa Fe que ocupaba parte de la actual plaza y la calle del Trenque (desembocaba en la actual plaza de Sas) que se convertiría en la calle de Alfonso.