sábado, 23 de julio de 2016

Las mascotas en el bus



De nuevo el tema de las mascotas cobra actualidad ya que el Ayuntamiento de Zaragoza quiere aprobar una ordenanza en la cual les permita subir en los buses urbanos. Parce ser que es una práctica que se da en otras ciudades de nuestro mundo. Nadie duda de los beneficios que puede reportar a personas mayores y niños la tenencia de estos animales de compañía, ni tampoco nadie debe poner en duda la necesidad de educar a las personas para que no se maltrate a ningún animal. Esta concienciación ciudadana debe de extenderse también al mundo vegetal, al respeto que se merece toda la naturaleza. Sin embargo el mensaje que se está dando acerca del mundo animal traspasa lo razonable. Se habla de derechos de los animales cuando en realidad solo tienen derecho las personas. A pesar de ello cualquier maximalismo siempre es falaz. Si leemos en la propia naturaleza observamos que existen animales depredadores y depredados, dígase que la violencia está dentro de la misma naturaleza animal. Nuestros animales domésticos tienen otra fortuna y a pesar de ello también los metemos entre cuatro paredes siendo que su universo natural no es ese. Si salen fuera de ellas los atamos por seguridad y les impedimos esa “libertad de movimientos” que emana de ellos mismos. ¿No es maltrato animal? Los argumentos los podemos derivar hacia cualquier dirección según nuestros propios intereses. Por cierto los orines que van depositando en las aceras cuando los dueños de los canes los sacan a pasear ¿quién los limpia? La higiene y la limpieza son fundamentales para un desarrollo social sostenible.

Sería interesante que nuestro Ayuntamiento además de dar normas que favorecen a los propietarios de los animales pusiera normas que favorezcan la limpieza e higiene de toda la ciudad. Sería interesante que se establecieran unas prioridades de las necesidades ciudadanas y yo creo que el tema animal no es prioritario ni mucho menos.