viernes, 21 de febrero de 2014

Dejadez



La antigua Escuela de Artes de la Plaza de los Sitios sigue abandona esperando tiempos mejores. Eso no quita para que se cuide el entorno que en su tiempo sirvió de aparcamiento para profesores. Este pequeño espacio esta delimitado con unas barreras metalicas en franco estado de dejadez. No costaría nada retirar esos hieros y poner unas macetas gigantes que embellezcan un poco ese espacio del centro de la ciudad. Seguro que en los depósitos municipales habrá mas de un elemento que sirva de adorno y decoro de ese lugar. Estas cosas no cuestan dinero.

sábado, 15 de febrero de 2014

Ir de museos


El pasado viernes 14 de febrero en la Tribuna del Heraldo de Aragón Alfredo Compaired hablaba sobre la soledad del Museo de Zaragoza. Nadie lo visita a pesar de sus ricos fondos incluidos los de Goya. Hace referencia a que sobra tiempo para bares y para ir a Puerto Venecia, incluso sobra tiempo para perder el tiempo. Mientras el museo vacio.

Yo creo que está bien  ir de bares, ir a Puerto Venecia, incluso perder el tiempo. Pero estoy con Compaired en que es penoso que no vaya nadie a ver nuestro museo. ¿Cómo es posible? Habrá muchas causas, creo, pero hay una que considero importante y es la falta de una buena educación cultural fuera de las aulas, de la enseñanza reglada. Zaragoza se caracteriza por el poco apego a “sus cosas” ya que según el común de los zaragozanos consideran que no tenemos nada importante que ofrecer a nivel cultural, fuera del Pilar, La Seo y  Aljafería. Y esto es debido a que nuestros próceres han hecho poco o nada para dinamizar nuestra cultura, incluso, si me apuran lo que han hecho ha sido destruir nuestro patrimonio. Se han permitido licencias de derribo de edificios históricos del Casco Viejo y no ha pasado nada, se dice que eran edificios viejos, la especulación inmobiliaria ha sido el motor de esta catástrofe cultural. Aparecen noticias del posible derribo de la factoría Averly, tanto DGA como Ayuntamiento permiten derribar dos terceras partes para construir viviendas. Se sobrentiende que no tiene valor. No ha habido un seguimiento de elementos culturales que han ido a parar a Cataluña, que los han cuidado, y ahora reclamamos. Ante esta situación hemos crecido la mayoría de los zaragozanos y por lo tanto tenemos en el inconsciente esa realidad de que aquí hay que tirar que no hay cosas de valor, que nuestra cultura es muy pobre y todo lo bueno esta en el exterior, fuera de nuestras fronteras. Siendo así las cosas no es de extrañar que no se vaya al museo, y se vaya uno de bares y pasemos de todo lo que suene a cultura. Además esta situación les viene muy bien a nuestros gobernantes porque de ese modo “campan a sus anchas” y hacen de nosotros verdaderos títeres. No protestamos porque no tenemos nada que protestar, me refiero a este campo, al de la cultura. Estamos en un momento crucial en nuestra sociedad. La crisis económica y las políticas del PP están favoreciendo este tipo de actitudes que nos llevan a una sociedad en la que los valores culturales, solidarios y justos están por los suelos. Y hay una cosa clara y es que nuestros jóvenes están creciendo en este ambiente desolador y se están empapando de estos contravalores que denunciamos. Una verdadera pena. De este modo lo único que nos queda es ir de bares ir a Puerto Venecia y pasar de museos que son muy aburridos. ¡Así nos va¡

Ir de museos


El pasado viernes 14 de febrero en la Tribuna del Heraldo de Aragón Alfredo Compaired hablaba sobre la soledad del Museo de Zaragoza. Nadie lo visita a pesar de sus ricos fondos incluidos los de Goya. Hace referencia a que sobra tiempo para bares y para ir a Puerto Venecia, incluso sobra tiempo para perder el tiempo. Mientras el museo vacio.

Yo creo que está bien  ir de bares, ir a Puerto Venecia, incluso perder el tiempo. Pero estoy con Compaired en que es penoso que no vaya nadie a ver nuestro museo. ¿Cómo es posible? Habrá muchas causas, creo, pero hay una que considero importante y es la falta de una buena educación cultural fuera de las aulas, de la enseñanza reglada. Zaragoza se caracteriza por el poco apego a “sus cosas” ya que según el común de los zaragozanos consideran que no tenemos nada importante que ofrecer a nivel cultural, fuera del Pilar, La Seo y  Aljafería. Y esto es debido a que nuestros próceres han hecho poco o nada para dinamizar nuestra cultura, incluso, si me apuran lo que han hecho ha sido destruir nuestro patrimonio. Se han permitido licencias de derribo de edificios históricos del Casco Viejo y no ha pasado nada, se dice que eran edificios viejos, la especulación inmobiliaria ha sido el motor de esta catástrofe cultural. Aparecen noticias del posible derribo de la factoría Averly, tanto DGA como Ayuntamiento permiten derribar dos terceras partes para construir viviendas. Se sobrentiende que no tiene valor. No ha habido un seguimiento de elementos culturales que han ido a parar a Cataluña, que los han cuidado, y ahora reclamamos. Ante esta situación hemos crecido la mayoría de los zaragozanos y por lo tanto tenemos en el inconsciente esa realidad de que aquí hay que tirar que no hay cosas de valor, que nuestra cultura es muy pobre y todo lo bueno esta en el exterior, fuera de nuestras fronteras. Siendo así las cosas no es de extrañar que no se vaya al museo, y se vaya uno de bares y pasemos de todo lo que suene a cultura. Además esta situación les viene muy bien a nuestros gobernantes porque de ese modo “campan a sus anchas” y hacen de nosotros verdaderos títeres. No protestamos porque no tenemos nada que protestar, me refiero a este campo, al de la cultura. Estamos en un momento crucial en nuestra sociedad. La crisis económica y las políticas del PP están favoreciendo este tipo de actitudes que nos llevan a una sociedad en la que los valores culturales, solidarios y justos están por los suelos. Y hay una cosa clara y es que nuestros jóvenes están creciendo en este ambiente desolador y se están empapando de estos contravalores que denunciamos. Una verdadera pena. De este modo lo único que nos queda es ir de bares ir a Puerto Venecia y pasar de museos que son muy aburridos. ¡Así nos va¡

domingo, 9 de febrero de 2014

Dinamizar Zaragoza



El año 2003 varias instituciones relacionadas con el comercio publicaron “La dinamización de San Vicente de Paúl y el Coso Bajo; Un barrio histórico con todo y para todo”. Releyendo sus páginas me ha llamado la atención una propuesta, idea que no es nueva, que muy bien se podría poner en práctica en la ciudad en algunos de sus monumentos que no se pueden visitar de forma habitual. Transcribo la propuesta en referencia a la iglesia del Seminario de San Carlos : “….consistiría en conseguir abrir unas 8 horas diarias a los visitantes, la capilla de San Carlos visitable a través de una puerta totalmente trasparente de vidrio blindado. Visitable desde el umbral con luz y sonido musical barroco.”

Resulta sorprendente que muchos edificios catalogados Bien de Interés Cultural no se pueden visitar y es posible comprender esta situación en algunos casos ya que supone un gasto de vigilancia que resulta difícil de asumir. La solución aportada resulta digna de tenerla en consideración. En muchas ciudades europeas se puede observar que han adoptado este modo de poder ver la iglesia desde fuera. En Zaragoza podrían incorporar este “sistema de visita” además de la iglesia de San Carlos la de Santa Isabel, Santo Tomás (Escolapios), Mantería (Escolapias), la Fecetas, etc. Se cumpliría una obligación legal y lo que es más importante zaragozanos y foráneos podríamos disfrutar de la belleza del arte.

Las fotografías corresponden a la iglesia de San Carlos y se encuentran en la publicación citada.

 

domingo, 2 de febrero de 2014

Nuevas calles en Zaragoza


 
En 1858 hubo una Real orden que dispuso numerar las casas y completar la titulación de las calles sin variar los nombres antiguos a no ser por causas “muy atendibles”. La numeración seria en la derecha los pares y a la izquierda los impares, así mismo debería ser el punto de partida  el centro de la población y de forma radial se dispondría la numeración, este punto de partida seria el comienzo del Coso en la “confluencia de la calle Albardería” (mas tarde calle Cerdan y ahora Cesaraugusto), esto es la actual Audiencia. Por la curiosidad que estos datos ofrecen paso a nombrar algunos de estos cambios de nombres que tuvo la Zaragoza del S XIX.
                La calle de Sobrarbe se llamaba Acequia; San Jorge, Alta de San Pedro y Enseñanza; Manifestación,  Mayor y Arco de Toledo; Torrenueva, Botigas hondas; Verónica, China; Osau, Moscas; Cuatro de Agosto, Peso; Heroísmo, Puerta Quemada; Independencia, Salón; Broqueleros, San Antón; D.Jaime, San Gil; D. Jose de la Hera, Sardina; Alfonso I, Trenque; Plaza de Sas, plaza Carbón; Plaza de la Seo, Infantes. La ciudad estaba dividida en cuatro distritos: San Miguel, La Seo, del Pilar y de San Pablo. En 1860 tenia 67.000 habitantes  y en 1900 llego hasta los 99.000.
Las fotografías corresponden a la Audiencia de Zaragoza y al plano de la ciudad hacia 1860.