jueves, 6 de abril de 2017

Enseñanza Pública

Aunque no es habitual que realice comentarios ajenos a Zaragoza no obstante dado la importancia que doy al tema me atrevo a exponer mi opinión acerca de la enseñanza pública. Debe  quedar claro que no estoy en contra de la enseñanza privada, pero sí que se concierte con ella con fondos púbicos. Está claro que la Constitución Española obliga a una educación para todos los españoles y es el estado el responsable de que esa educación se lleve a cabo en todos los rincones de nuestro país.

 En la polémica suscitada recientemente se apela a la libertad de elección de una educación determinada.” Artículo 27 de la Constitucion Española: Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza…”.”Artículo 26 - Declaración Universal de Derechos Humanos. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria.”  “La prestación del servicio educativo se realiza a través de centros públicos y privados reconociéndose la complementariedad de ambas redes (art. 108.4 LOE)

Ustedes me dirán  ¿qué posibilidad de elección tienen los niños de miles de poblaciones españolas que apenas tienen un solo colegio en su localidad?  Está claro que no la hay y también está claro que no hay justicia si no hay equidad. Se argumenta en nombre de la libertad pero esa libertad esta restringida a unos pocos. Hay que advertir que en  la enseñanza pública  los profesores que imparten sus enseñanzas han accedido a su puesto a través de una oposición libre, independientemente de su ideología o creencias de tal modo que el conjunto de profesorado es una “representación” de todas las formas de ver de nuestra sociedad, dígase que la enseñanza pública garantiza un aprendizaje variado, plural y sin etiquetas de ninguna clase de tal modo que los resultados son claramente acordes con lo que es nuestra sociedad. Es una garantía de respeto e imparcialidad.

Lo dicho anteriormente no quiere decir que la enseñanza privada no pueda dar una visión especifica de la sociedad, dígase de carácter religioso o laico, pero esta visión es opcional y por lo tanto no debe de ser ni apoyada ni rechazada por el estado. Es por ello que la concertación con estos colegios entraría en colisión con el principio de igualdad a no ser que el Estado pagara los gastos de los chicos de una población pequeñita que quieran estudiar en Madrid por ser el centro que he elegido para mi hijo pero esta opción es imposible. Si alguien quiere este tipo de enseñanza me parece bien pero deberá ser pagada por ellos mismos.

Debo añadir que generalmente estas enseñanzas concertadas van dirigidas a una clase social muy determinada y la calidad de su enseñanza es buena pero en general no recogen a alumnos con necesidades educativas especiales  y es la enseñanza pública la que en general debe asumir este tipo de alumnado especial en detrimento de una gran mayoría de estudiantes. En honor a la verdad  también debo decir que, aunque pocos,  hay algunos colegios concertados que se encuentran ubicados en zonas deprimidas de la ciudad que asumen gran cantidad de alumnos con estas necesidades a los cuales hay que felicitarles por su dedicación y compromiso pero esto no justifica la concertación. Deberá ser el Estado el que realmente asuma y responda a todas estas dificultades y poco a poco asuma con la creación de nuevos centros públicos los alumnos derivados a estos centros concertados. Por eso quien quiera una educación específica tiene la libertad de elección pero no a costa del erario público.

No hay comentarios: